VITAMINAS FAMILIARES, de Félix Loizaga Latorre

Félix Loizaga Latorre en su blog (http://felixloizagalatorre.blogspot.com.es/) plantea una serie de “vitaminas familiares” como propuesta para la mejora de la salud de los hijos y de la familia en general. Ésta es su propuesta:


“Vitamina M. Música.
Es más frecuente en padres y madres jóvenes, pero se debe agregar a la “dieta familiar”. Cualquier edad es buena para bailar. Baile con su pareja, baile con sus hijos /as. Hágalo en su casa: mientras oye música, escuchando canciones de la televisión… Si sus hijos o hijas son menores puede cogerles en brazos. Cante mientras está en el coche y cante cuando su familia haga sonar instrumentos musicales.


Vitamina N. Naturaleza. Haga que sus hijos e hijas salgan de los ambientes urbanos. Permita que experimenten con plantas, animales. Cualquier jardín tiene insectos, plantas y árboles. Disfrute de la playa, de la montaña y del campo. Salgan de acampada y disfruten de los atardeceres y de los periodos de nieve.

Vitamina F. Fiestas. Celebre con sus hijos/as los cumpleaños, y otros momentos que suponen hitos en la familia (acabar el curso, logros del padre y/o madre, aniversarios de boda…). Puede celebrarlo dentro o fuera de casa. Las celebraciones dentro del hogar producen fuertes emociones. No piense que el gasto económico es sinónimo de felicidad. Pueden preparar alguna comida especial o sencillamente ver una película de cine que pueda gustar a todo el mundo.

Vitamina J. Juego. Jugar es vital para todos los mamíferos y en especial para los humanos. Jugar en equipo o al aire libre, sentados alrededor de una mesa, tirados por el suelo. No se exceda en ello, pero dedique cada ciertos periodos, ratos a jugar con sus hijos… ellos se sentirán más cerca de usted, y usted podrá relajarse al disfrutar con ellos. Jugar nos devuelve a la infancia y todo adulto tiene una parte infantil que debe potenciar.

Vitamina D. Deporte. Deporte en familia. No se trata solo de acompañarles a realizar deporte. Se trata de hacer deportes juntos. Por ejemplo, vaya a la piscina, juegue a fútbol con ellos, senderismo en familia… No entre en la competitividad deportiva. El deporte es ante todo una diversión.

Vitamina R. Respeto. Las personas somos diferentes y necesitamos ser apreciados como somos. Pida respeto a sus hijos. Si usted exige respeto, debe respetar a sus hijos /as y a su pareja. El insulto no informa sobre lo que debe cambiarse. Pone en situación de inferioridad y ridiculiza.  Cada persona es única y cada hijo /a aporta algo especial. Descúbralo. La adolescencia es un periodo donde el respeto debe ser considerado de manera especial. Respetar el silencio es básico para que el adolescente pueda encontrarse así mismo. Los adolescentes se sienten extraños, precisamente por esto necesitan especial consideración y respeto.

Vitamina E. Espejo. Usted es el lugar donde se reflejan sus hijos. Si usted fuma o consume alcohol (a diario o en fiestas), usted transmite un mensaje: se puede fumar y beber, aunque sea en situaciones excepcionales (fiestas o celebraciones). Si tiene dificultades para avanzar con el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas (o medicamentos) intente al menos hacerlo de manera controlada. No insista en engañar a sus hijos, ya que en familia se sabe casi todo, y mantener secretos no favorece la comunicación familiar.

Vitamina A. Amor, cariño, vínculo y apego. Los niños y niñas siempre agradecen ser abrazados. Y a los adultos nos relajan los besos y abrazos. El contacto físico siempre es bienvenido. Enseñar a vincularse es la mejor inversión para conseguir que nuestros hijos sepan abrazar a sus parejas y a sus futuros hijos /as.

Vitamina -T. Menos televisión. La televisión ofrece posibilidades de aprendizaje y de relajación. Pero el abuso inhibe la creatividad y favorece entre otras cosas la obesidad. Sus hijos imitan con facilidad sus costumbres. Cuando quiera descansar intente relajarse en un sofá, escuche música, salga a pasear, realice algún deporte, quede con algún amigo…Esta forma de actuar pone a su hijo en la pista de cómo actuar en momentos de cansancio y sobre todo evita que sus hijos estereotipen la manera de descansar. No ponga televisores en las habitaciones de sus hijos/as, de esta manera los programas pueden estar supervisados y usted puede hablar de ellos junto a su familia.

Vitamina A. Alimentación. Una alimentación correcta es aquella en la que las frutas, legumbres, cereales, y carnes tienen el lugar que les corresponde. El exceso de alimentación disminuye la salud. Procure comer en familia, aprovechando ese rato para dialogar. Elimine la televisión, ella habla por usted y por sus hijos /as. Observe como al eliminar la televisión aumenta la comunicación progresivamente. Coma con los niños/as. No permita que coman solo lo que desean y fuera de horas. Haga que se mantengan sentados hasta que acaben todas las personas. Ponga en el plato cantidades normales / pequeñas, que aseguran ser acabadas. Tome conciencia que una alimentación variada y moderada es más sana para el organismo.

Vitamina C. Comunicación. Aproveche cualquier momento para conversar con su familia. Hable de todo y sin miedo. Todas las conversaciones pueden adaptarse a los niños. Procure no mantener secretos. Piense que cualquier lugar es bueno para charlar: coche, tren, paseo, comida… Respete el silencio de los adolescentes. Aunque las personas se sienten muy bien hablando, algunas prefieren momentos de tranquilidad y optan por escuchar en lugar de hablar. Sea empático y cuando le hablen procure mantener la atención, sin cambiar de tema.

Vitamina -O. Ordenadores en su justo lugar. Los ordenadores y máquinas personales forman parte de la civilización actual. Por tanto, los niños y niñas deben familiarizarse con ellos. Sin embargo, deben estar colocados en zonas comunes donde puedan ser supervisados por los adultos. El tiempo dedicado a juegos de ordenador deber estar regulado. Usted puede jugar con su familia, de esta manera su actitud y control frente a los ordenadores será asimilada por sus hijos e hijas.

Vitamina R. Responsabilidades compartidas. Todos nos responsabilizamos de las tareas de la casa. Padre, madre e hijos son responsables de lo que ocurre en el hogar: limpieza de habitaciones, comidas, bricolaje… Dedique algunos momentos o días para mejorar la casa, invitando a que todos participen en ello.

Vitamina EP. Ética personal. La familia promociona valores y visiones sobre el mundo y las personas. Por ello, debe pensar explícitamente que desea transmitir a su familia. La falta de ética personal se vuelve en nuestra contra, y arrastra a los niños (futuros adultos) a prácticas fáciles que producen insatisfacción vital.

Vitamina PS. Participación social. Las comunidades donde estamos inmersos nos piden colaboración y solidaridad. Participe en la Asociación de Padres y Madres del centro escolar y en otras Asociaciones y ONG. Su familia asimilará que los demás son importantes para usted y que los derechos humanos afectan a todas las personas, al margen de su ideología, raza, género o condición social.

Vitamina -DR. Menos drogas y medicamentos. Sus hijos deben asumir que la vida cursa con crisis y que algunas enfermedades pasan al de muy pocos días. Si usted consume drogas (tabaco, alcohol, sedantes, somníferos…) para relajarse, o para evitar afrontar sus problemas, sus hijos asumirán conductas coherentes con este esquema. No tendrá argumentos para evitar que ellos las consuman.

Vitamina AS. Austeridad en el consumo. Algunos de nosotros vivimos en el primer mundo, donde todo se puede comprar. Que nuestros hijos consigan rápidamente cualquier objeto de consumo no es una buena práctica. Los niños y adultos deben asumir que el dinero tiene un valor, que los bienes de consumo no completan las necesidades de afecto / cariño y que el Planeta tiene recursos limitados.”

Anuncios

CÓMO DETECTAR CAPACIDADES EN LA FAMILIA

Este es el título de un seminario de la Escuela Vasco Navarra de Terapia Familiar en el que hemos participado y queremos compartir aquí un resumen de las ideas clave que nos pueden ayudar tanto a profesionales de la intervención como a cada miembro de la familia.

Imagen

· La familia está en constante estado de CAMBIO. Tiene su propio Ciclo Vital.

Sean cambios grandes o pequeños todo influye para bien o para mal. Cambiamos de domicilio, de colegio, de trabajo, de amigos… Cambian nuestras motivaciones, maduran los sentimientos, el modo de vivir y relacionarnos en familia… nacen nuevos familiares, despedimos a seres queridos… nos separamos… nos juntamos… Todo cambio requiere adaptación y ello conlleva esfuerzo y, en ocasiones, se genera un conflicto que requiere nuestra atención y hay que aprender a manejar.

· Todo conflicto es también OPORTUNIDAD. ¿Cómo hacer para un enfoque positivo?

Estamos programados para detectar los “fallos” en los demás, lo que se hace mal… lo que me duele… ¿Cómo valorar lo bueno que hay en los demás y en mí mismo?

 CINCO CLAVES QUE NOS PUEDEN AYUDAR

 1.- EXPLORAR.

Cultivar un espíritu aventurero y valiente para preguntarse por todo… para ver el mapa completo… para descubrir nuevos puntos de vista… otras alternativas…

· ¿Por qué hago o hacemos esto? ¿Cómo puedo pararme a pensar? ¿Cómo buscar ayuda?

· ¿Cómo acercarnos a SENTIR la vivencia de los demás?

· ¿Qué pasaría si…? ¿Ayudaría? ¿Nos sentiríamos todos mejor?

2.- TRABAJAR DESDE LA INCERTIDUMBRE.

Imagen

Si lo tenemos todo claro, encasillado, etiquetado… no damos opción a demostrar otras posibilidades, asumir nuevos cambios… valorar capacidades. Hay que esforzarse por sorprender y dejarse sorprender… Desde la Incertidumbre se nos abre un nuevo mundo por descubrir.

3.- “VENDER ALGO QUE NOS PUEDAN COMPRAR”

Imagen

No pedir o exigir aquello que no se pueda conseguir (al menos en esta situación o este momento) y que lejos de ser un objetivo se convierta en un fracaso.

¿Qué tengo… que quiero… qué puedo… vender? ¿Cuál es la demanda a comprar? ¿Exigimos a nuestros menores comportamientos, razonamientos, decisiones y emociones que escapan a su realidad?

4.- SABER QUE NO ESTOY SOL@

Sea miembro de una familia o un profesional que interviene… es bueno y necesario saber y sentir la cercanía de los demás. Existe un trabajo en Red, espacios de supervisión, la opción de compartir dudas, miedos, preocupaciones… éxitos y alegrías… con alguien de mi entorno. Explora quién puede ayudar.

5.- FIGURAS DE APEGO, DESARROLLO Y RESILIENCIA.

Algunas nos vienen dadas, otras son elegidas. Tenemos vínculos especiales con algunas personas y, a su vez, podemos ser “especiales” para otras. Nos ayudan, dan ejemplo, tiran de mí, me escuchan…

 Imagen

Aprovecha en recibir todo lo que puedas…

y aprender también a dar.

Resiliencia Infantil e indicadores de buenos tratos de los padres con sus hijos y con sus hijas

peq-barudy-1[1]UNA PARENTALIDAD COMPETENTE Y LOS BUENOS TRATOS EN FORMA DE ACCIONES, ACTITUDES Y COGNICIONES QUE BUSCAN EL BIENESTAR DEL NIÑO O NIÑA SON LOS CIMIENTOS DE LA RESILIENCIA PRIMARIA.

Jorge Barudy y Maryorie Dantagnan recogen una serie de indicadores de la relación de buenos tratos de los padres con sus hijos:

  • “Los madres y padres competentes ofrecen a sus hijos un apego seguro y reaccionan con empatía frente a las demandas de satisfacción de sus necesidades, pero al mismo tiempo mantienen la “dominancia” o, en otras palabras, la autoridad necesaria para protegerles y educarles.
  • La proximidad física, las manifestaciones afectivas y las demostraciones de ternura son vividas placenteramente.
  • Los padres tienen un sentimiento de echar de menos a su hijo o hija cuando está lejos o ausente, pero son capaces de respetar sus procesos de autonomía.
  • Demuestran explícitamente la alegría y el placer de su presencia. Sonríen, favorecen contactos físicos con él y se dan tiempo no sólo para hablar, sino también para conversar con sus hijos e hijas.
  • Manifiestan interés y placer al descubrir cómo sus bebés se comunican con el entorno. Por ejemplo, sonreír, seguir con la mirada, balbucear, llorar para obtener lo que necesitan.
  • Les emociona constatar los esfuerzos que hacen para avanzar en el desafío de su desarrollo. Por ejemplo, tratar de moverse en la cuna, intentar sentarse, los ensayos antes de alcanzar la posición bípeda o caminar…
  • Más tarde se interesan por la emergencia de la palabra en sus hijos, no sólo de lo que dicen, sino también las explicaciones que se construyen sobre lo que van descubriendo y sobre los interrogantes que se plantean.
  • Les protegen en situaciones de peligro y previenen los riesgos inútiles organizando su entorno.
  • Son sensibles a su sufrimiento emocional.
  • Los padres conocen a su hijo: sus gustos, sus intereses, sus amigos, sus costumbres, etcétera.
  • Los padres no sustituyen a sus hijos e hijas, ni les dejan solos por el éxito profesional, por poseer bienes materiales o por sus aficiones deportivas.
  • Los hijos e hijas tienen un importancia trascendental en sus vidas, y, por esto son capaces de respetar sus procesos de diferenciación, acompañándoles en los momentos de progreso y de regresión”.

I Conversaciones sobre Apego y Resiliencia Infantil

d86e7d0a112da436a3802868a9e0fb94_XL[1]
Las compañeras del Centro de Salud de Burlada comparten la siguiente información tras su participación en las I Conversaciones sobre Apego y Resiliencia Infantil:
 
Eva Gispert, del Instituto Familia y Adopción, grabó en audio todas las comunicaciones de las I Conversaciones sobre Apego y Resiliencia Infantil celebradas en San Sebastián los días 15 y 16 de marzo de 2013. Gracias a su plataforma en internet, podemos acceder a las grabaciones y disfrutar de las comunicaciones de todos y todas las ponentes que participaron en las mismas.
 
Tanto para quienes estuvieron y desean volver a escucharlas como para quienes no pudieron asistir por falta de plazas, las tenéis a vuestra disposición en este enlace que conecta directamente con el Instituto:
 
 
Sólo tenéis que hacer clic en el botón play de la conferencia que deseáis escuchar e inmediatamente accedéis al contenido.
 
Agradecemos al Instituto Familia y Adopción el que haya cedido su tecnología para que esto sea posible.
 
Agradecemos también a las compañeras del Centro de Salud de Burlada por compartir esta información.
 

BORIS CYRULNIK “Un niño maltratado puede sobrevivir sin traumas si no se le culpabiliza”


Buen conocedor del ser humano y de sus mecanismos de supervivencia –él mismo escapó con 6 años de un campo nazi–, el francés Boris Cyrulnik nos cuenta cómo se puede construir una vida feliz desde una niñez desgraciada. Lo hace en su libro Los patitos feos.

Boris Cyrulnik es un hombre de físico imponente, sonrisa amplia y fascinante conversación. Le gusta el rugby, sigue la actualidad política, lee con la misma pasión con que escribe. Nadie diría que detrás de la pausada voz y la mirada cordial de este psiquiatra francés se esconde un superviviente. Su vida es la historia de una redención: nació en Burdeos en el seno de una familia judía emigrada de Ucrania, y con sólo cinco años contempló cómo sus padres eran deportados y asesinados en un campo de concentración. “No es fácil para un niño saber que le han condenado a muerte”, recuerda ahora sin aparente amargura. Él logró escapar y comenzar una vida nómada que le arrastró por orfelinatos y centros de acogida. Era el típico caso perdido, un patito feo condenado a llegar a la edad adulta convertido en un maltratador, un delincuente o un tarado.

Pero no fue así. Cyrulnik conoció a unos vecinos que le descubrieron el lado afable de la vida, le trataron como a una persona y le animaron a estudiar psiquiatría. Hoy es feliz, adora a la familia que ha formado y se ha convertido en uno de los analistas del comportamiento humano más importantes del mundo. Él mismo encarna un ejemplo perfecto del tipo de lucha que defiende en su libro, bajo el término de resiliencia. El Diccionario de la Real Academia Española define este término de origen latino como “la resistencia de un cuerpo a la rotura por golpe”, pero para Cyrulnik significa mucho más: “la capacidad del ser humano para reponerse de un trauma y, sin quedar marcado de por vida, ser feliz”.